Programa de ejercicio físico para el sobrepeso y la obesidad


¿Para quién?
Para pacientes de cualquier edad con obesidad o sobrepeso que necesiten ayuda para cambiar su estilo de vida, incorporando el ejercicio físico controlado e individualizado. Así serán más efectivos los cambios dietéticos y conseguiremos el objetivo más fácilmente y perdurará más en el tiempo.

Objetivos
Mejorar, controlar y conseguir una mejora en el estado físico del paciente.
Mantener la masa muscular a la vez que reducimos la masa grasa.
Infundir unos hábitos de vida saludables.
Aumentar la calidad de vida.
Hacer del ejercicio físico controlado un nuevo estilo dentro del estilo de vida.

¿Por qué hay que hacer ejercicio?
Está demostrado que incorporar el ejercicio físico controlado en nuestras vidas conlleva muchos beneficios. El American College of Sports Medicine (2000), hace un resumen:

Prevención de enfermedades metabólicas (diabetes, dislipemias, ...)
Mejora de la capacidad circulatoria y vascular.
Prevención de enfermedades cardiovasculares (hipertensión, cardiopatía isquémica, infartos agudos de miocardio, ...)
Mejora de la capacidad respiratoria y prevención de enfermedades relacionadas (EPOC, insuficiencias, ...)
Mejora de la actividad de la faja abdominal.
Mejora de la estructura y función de ligamentos, tendones y articulaciones.
Aumento del contenido mineral del hueso.
Prevención de osteoporosis y fracturas asociadas.
Desarrollo de la fuerza y ​​la resistencia muscular.
Mejora de la sensación de bienestar.
Reducción de la ansiedad y el estrés.
Prevención de trastornos relacionados con el sueño y la depresión.

¿En qué consiste?
Una serie de pruebas físicas que nos permitirán ver el punto de partida y en las diferentes visitas las iremos repitiendo para ver y la evolución. Se valoran:

1.
Test antropométrico para determinar porcentajes de músculo y grasa dentro del organismo.
2.
Test muscular para medir la fuerza.
3.
Analizamos el sistema cardiorrespiratorio.
4.
Valoración del equilibrio.


A partir de los resultados se crea un programa de ejercicios físicos adaptados a las necesidades individuales y objetivos propios de cada paciente y se pacta un día y horario para realizarlos. Posteriormente se hará un autocontrol del cumplimiento que será repasado en las consultas sucesivas.