Alimentación en la mujer menopáusica

Definiremos menopausia como la situación fisiológica en la que la mujer finaliza su etapa reproductiva debido al cese de producción de óvulos por parte de los ovarios. Este proceso conlleva un cambio hormonal que a su vez produce un aumento de riesgo de padecer los siguientes problemas de salud:

Aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares e Hipertensión arterial de los que la mujer está protegida en su época fértil por los estrógenos.
Osteoporosis (disminución de la masa ósea, con aumento del riesgo de fracturas).
Dislipémia: Tendencia a aumento de los niveles de colesterol.
Tendencia al sobrepeso


Algunas mujeres necesitaran tratamiento médico para resolver estos problemas si aparecen pero con unos hábitos saludables adaptados a esta etapa de la vida vamos a prevenir su aparición en muchas ocasiones. Aquí intento resumir los más básicos:

Dieta rica en calcio y vitamina D: Lácteos desnatados. Legumbres, frutos secos crudos, hortalizas, guisantes, judías verdes, col y espinacas y cebolla cruda.
Dieta rica en fibra: Fruta con piel, legumbres, cereales y otros alimentos integrales.
Ejercicio regular, moderado y diario, ayuda al control del peso y mejora la osteoporosis.
Dieta baja en grasas sobretodo de origen animal.
Dieta abundante en pescado que aporta ácidos grasos esenciales de la serie omega 3.
Carne mayoritariamente blanca como conejo, pollo o pavo.
Reducir el consumo de sal, carne roja y huevos, despojos, alcohol, embutidos, pates, cremas, salsas, quesos grasos y bollería industrial.
Es bueno beber agua abundante y una buena forma pueden ser infusiones relajantes para la buena conciliación del sueño o antioxidantes como el te verde durante el día.