Patología Paratiroides


Equipo CPEN Patología Paratiroides
Dr. Guillem Cuatrecasas
Coordinador CPEN
Dra. Gloria Aranda Dra. Ioana Patrascioiu

PARATIROIDES Y PATOLOGÍAS ASOCIADAS

Las glándulas paratiroideas son glándulas endocrinas situadas en el cuello, justo detrás de los lóbulos tiroideos. En general, hay cuatro glándulas paratiroideas, dos superiores y dos inferiores, a veces puede haber más. Estas producen la hormona paratiroidea o parathormona (PTH).

  • Facilita la absorción de calcio, vitamina D y fosfato a nivel intestinal.
  • Aumenta la reabsorción de calcio a nivel del hueso.
  • Reduce la excreción renal de calcio y aumenta la de fosfato.
  • Induce un incremento en la formación de 1,25-hidroxicolecalciferol (forma activa de la vitamina D) también llamada calitriol o vitamina D3.

Patologías asociadas:

HIPERPARATIROIDISMO

Se define como hiperparatiroidismo la situación clínica en la que hay hiperactividad de las glándulas paratiroideas, como resultado de una producción excesiva de hormona paratiroidea. La secreción de PTH excesiva puede ser debida a problemas en las mismas glándulas, y en este caso se denomina Hiperparatiroidismo primario.

Es la causa más frecuente de hiperparatiroidismo, la enfermedad causante puede ser un adenoma, una hiperplasia o en más raras ocasiones un carcinoma de paratiroides.

En función de la causa y de las características del paciente se decide si aplicar tratamiento únicamente médico, quirúrgico o ambas a la vez.

En otros casos, la hipocalcemia (bajo nivel de calcio en sangre), que encontramos en algunas enfermedades como por ejemplo en el déficit de vitamina D, o la enfermedad renal crónica pueden conducir a una hiperactividad de la glándula paratiroidea, en este caso es el paciente presenta un Hiperparatiroidismo secundario.

SINTOMATOLOGÍA:

Muchos pacientes con hiperparatiroidismo no presentan signos ni síntomas, y el diagnóstico en estos casos suele ser un hallazgo casual de hipercalcemia en una analítica. Aunque muchos de ellos refieren que se sienten mejor tras recibir tratamiento por el hipertiroidismo.

Cuando el paciente presenta síntomas, son habitualmente asociados por los efectos que ocasiona un nivel alto de calcio en sangre. El calcio participa en la comunicación entre neuronas, y por tanto suelen ser efectos sobre el sistema nervioso. Las manifestaciones más frecuentes son: debilidad, fatiga, depresión, malestar, dolor, disminución del apetito, sensación de náuseas y vómitos. También se pueden producir enfermedades secundarias al hiperpartiroidisme no neurológicas, como cálculos renales y osteoporosis.